jueves, 2 de mayo de 2013

CESIDA denuncia que la reforma de 2012 dificulta aún más la perspectiva laboral de las personas con VIH

Con motivo de la celebración en el día de ayer del Día Internacional del Trabajo, la Coordinadora Estatal de VIH-Sida, CESIDA, denuncia las graves consecuencias que ha tenido la reforma laboral en el acceso al mercado laboral y el mantenimiento del puesto de trabajo de las personas con VIH y sida. Carlos Varela, Secretario General de CESIDA, señala que “con la excusa de la crisis económica se han recortado derechos laborales que afectan especialmente a las personas con VIH y sida. La discriminación se refleja especialmente en el ámbito laboral, dificultando el acceso a un puesto de trabajo debido al estigma asociado a esta infección”.
Además, la reforma laboral permite que las faltas de asistencia al trabajo por motivos de salud pueda ser causa objetiva de despido, “algo que es totalmente injusto con las personas con VIH, ya que cada cierto tiempo son necesarias las visitas al hospital para la realización de análisis, y las probabilidades de tener complicaciones de salud debido a las enfermedades oportunistas son mayores que las del resto de la población”, explica Carlos Varela.

En este sentido, las consultas de los usuarios que se han atendido en el Programa de Clínica Legal, desarrollado por CESIDA en colaboración con la Universidad de Valencia y la Universidad Carlos III a través de la Fundación Peces Barba, señalan que la mayoría de las personas no dan a conocer que tienen infección por VIH porque temen sufrir presiones y discriminación en el trabajo, algo que afecta directamente a su salud física y psicológica.
Discriminación en la empresa privada y la administración pública
La vulneración de los derechos de las personas con VIH en el ámbito laboral no sólo se presenta en las empresas privadas a través de despidos improcedentes, solicitud de datos sobre la salud y el resultado de la prueba del VIH. CESIDA condena también la actitud de las administraciones públicas que consideran que la infección por VIH sea causa de exclusión en el proceso de selección para un puesto de trabajo, como por ejemplo el Ministerio de Interior, que sigue excluyendo a las personas con VIH de las pruebas de acceso al Cuerpo Nacional de Policía, y el Ayuntamiento de Madrid que prohíbe obtener licencias de taxi a personas con enfermedades catalogadas como infecto-contagiosas, como es el caso de la infección por VIH. Carlos Varela afirma que “es inadmisible que se produzcan estas situaciones discriminatorias en un momento clave, en el que es necesario que la sociedad civil trabaje conjuntamente con las Instituciones Públicas para erradicar el estigma y la discriminación asociados al VIH y sida”.
Más de 80.000 personas han firmado una petición en la plataforma de activismo online Change.org, que reclama al Ayuntamiento de Madrid que retire la prohibición de obtener licencias de taxi a personas con VIH.

Para unir tu firma a esta petición, haz click en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario