jueves, 11 de abril de 2013

Uruguay valida la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo

Adriano Antinoo celebra este avance en igualdad real, aunque seguimos insistiendo en que debemos continuar en la lucha ya que tan sólo doce estados cuentan con este derecho. La norma también permite adoptar niños a parejas homosexuales. La iglesia católica, se muestra nuevamente radicalmente homófoba y critica esta medida.

Uruguay se convirtió el miércoles en el duodécimo país del mundo y el segundo de Latinoamérica en aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo. A partir de ahora, la ley ya no hablará más de “marido y mujer” sino de cónyuges o contrayentes. La norma había sido aprobada en primera instancia en diciembre por 81 de los 87 diputados presentes. Y el miércoles 3 de abril la ratificó el Senado con 23 votos a favor y 8 en contra. Al cabo de una semana llegó de nuevo a la cámara baja con ligeras correcciones y fue aprobada en la noche del miércoles por 71 votos sobre un total de 92, entre gritos de "igualdad, igualdad, igualdad", provenientes del público invitado a la sesión.

El proyecto contiene errores de redacción que deberán subsanarse en las próximas semanas. Con lo cual, el Congreso corregirá dentro de tres meses con otra ley lo aprobado ahora. Pero se tratará de un mero formalismo. La ley quedó sancionada este miércoles

La norma también permite la adopción de hijos a las parejas del mismo sexo. Y autoriza a cualquier matrimonio, sin distinción de sexos, a elegir el orden de los apellidos de sus hijos. Entre heterosexuales los hijos recibirán el apellido del padre, salvo que haya acuerdo para poner en primer lugar el de la madre. “Esa medida cambia el rol de la mujer dentro de la familia y discute las tradiciones patriarcales que han regido hasta ahora”, añade Graña.

“Los cambios introducidos en el Senado no modifican sustantivamente lo que aprobamos en Diputados. Son, más que nada, cuestiones de forma”, indicó la diputada oficialista del Frente Amplio Daisy Tourné. Su compañero Federico Graña cree que la ley recoge más derechos que la que se aprobó en Argentina en 2010. “Gracias a Argentina y a España nosotros hemos aprendido de todo el proceso que se vivió allí. A nuestro país vinieron para asesorarnos activistas españoles como el socialista Pedro Zerolo y varios argentinos. Esa solidaridad fue muy importante”.

La iglesia católica uruguaya recordó las palabras del papa Francisco cuando era obispo de Buenos Aires y el gobierno argentino tramitaba la ley de matrimonio igualitario, donde hablaba de destrucción de la especie, de grave perjuicio a la familia y de truncar los planes de Dios. No obstante, la manifestación que convocó la institución religiosa resultó todo un fracaso de asistencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario