martes, 22 de enero de 2013

Obama defiende el matrimonio homosexual y la diversidad en su discurso de investidura


El presidente estadounidense apoya el matrimonio entre personas del mismo sexo en un emotivo discurso, donde destaca la necesidad de trabajar para conseguir la igualdad de mujeres y homosexuales


Como un signo de los nuevos tiempos -y marcando una diferencia sustancial con la toma de posesión de 2009- Barack Obama ha pedido explícitamente defender los derechos de los homosexuales en su discurso de investidura en el Capitolio, ante los jueces de la Corte Suprema de Justicia, que celebrarán dentro de dos meses un debate histórico sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo.
"Nuestro viaje no estará completo hasta que nuestros hermanos y hermanas gays no sean tratados como todos los demás por la ley", dijo el presidente número 44 de los Estados Unidos frente a cientos de miles de personas que asistieron a su segunda toma de posesión.

Mientras que el más alto tribunal del país está preparando una decisión sobre el tema del matrimonio igualitario, Barack Obama instó a los estadounidenses a recordar grandes sitios históricos de la lucha por los derechos civiles y mencionó Stonewall, el bar de Nueva York donde se produjeron disturbios en 1969 y los activistas homosexuales, bisexuales y  transexuales fueron violentamente reprimidos.


Barack Obama, que en 2011 abolió la ley que obligaba a los militares ocultar su homosexualidad (no preguntes, no digas), ha elegido este momento para hacer historia, hablando abiertamente del matrimonio homosexual.

Marzo, un mes clave

Lo hizo inmediatamente después de prestar juramento ante el Presidente de la Corte Suprema John Roberts y ante ocho jueces del Tribunal Supremo, que el 26 y 27 de marzo próximo tendrán que debatir el tema del matrimonio entre personas del mismo sexo.

El presidente, elegido por cuatro años, eligió también a un homosexual nacido en Cuba, el poeta Richard Blanco para que recitara un poema en la ceremonia de inauguración.
El presidente eligió asimismo al reverendo Luis León, quien llamó á orar "para los homosexuales y los heterosexuales" en la bendición solemne.

"Esta vez, apoyó los derechos de los gays en términos muy claros", dijo Felipe Muñoz, un activista de los derechos homosexuales de San Francisco. "Ésta es una clara señal para que el Tribunal Supremo se ponga del lado bueno de la historia mientras se prepara a examinar la Ley de Matrimonio".
Los nueve jueces de la Corte Suprema deberán decidir sobre esta cuestión sensible en un país donde el matrimonio entre personas del mismo sexo no es legal a nivel federal, pero sí en nueve de los 50 estados de EEUU y en Washington DC.

No hay comentarios:

Publicar un comentario