lunes, 28 de enero de 2013

El gobierno británico hace público su proyecto de ley de matrimonio igualitario


Ya es una realidad plasmada negro sobre blanco. El Gobierno británico de coalición entre conservadores y liberal-demócratas ha hecho público el proyecto de ley de matrimonio igualitario en Inglaterra y Gales, cuya discusión en la Cámara de los Comunes tendrá lugar el 5 de febrero.

La secretaria de estado de Cultura y ministra de Mujer e Igualdad, Marta Miller, ha sido la encargada de presentar el proyecto, cuyas líneas maestras ya fueron adelantadas en diciembre. La ley abrirá las puertas del matrimonio a las parejas del mismo sexo de Inglaterra y Gales y permitirá su celebración religiosa por aquellas confesiones que lo deseen, aunque impedirá demandar judicialmente a aquellas iglesias que decidan no celebrarlos.
El proyecto, de hecho, es especialmente garantista hacia las jerarquías religiosas, al establecer que si los órganos de gobierno de una iglesia deciden no celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo, ninguno de sus ministros podrá hacerlo, mientras que a la inversa no sucederá lo mismo: si los órganos de gobierno de una iglesia sí permiten celebrarlos, los ministros de esa iglesia podrán decidir individualmente si hacerlo o no sin por ello poder ser demandados ante los tribunales civiles. En el Reino Unido, recordemos, hay ya diversas confesiones religiosas, como la cuáquera, la unitaria o el judaísmo liberal, que han manifestado su voluntad de celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo.
En el caso especial de las iglesias de Inglaterra y Gales (las dos iglesias anglicanas “nacionales”, obligadas por ley a celebrar matrimonios si se les requiere) el Gobierno británico ha optado de hecho por curarse en salud y prohibirles expresamente celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo.
Por lo que se refiere a las uniones civiles entre personas del mismo sexo, estás seguirán existiendo como figura jurídica separada, aunque a las parejas ya unidas civilmente se les dará la opción de “actualizar” su unión y convertirla en matrimonio sin que ello modifique sus derechos adquiridos.
Un largo camino a punto de culminar
Ha sido un largo camino desde que la coalición entre conservadores y liberal-demócratas anunciara su voluntad de acabar con la discriminación de las parejas del mismo sexo en el acceso al matrimonio. Inicialmente parecía incluso que el proceso se demoraría hasta el final de la legislatura, en 2015. Pero este otoño David Cameron pedía a su Gobierno acelerar los trámites frente a las protestas del sector más tradicionalista de su partido, que no solo no se frenaron sino que han ido en aumento. Tanto conservadores como liberal-demócratas y laborista darán libertad de voto a sus diputados. A día de hoy, sin embargo,la mayoría parece asegurada.
Mientras tanto, el proceso para introducir la igualdad matrimonial en Escocia sigue su curso, iniciado antes que en Inglaterra y Gales de la mano del Gobierno del Partido Nacionalista Escocés. Peores son las perspectivas en Irlanda de Norte, donde una propuesta de matrimonio igualitario presentada por Sinn Féin y Verdes fue derrotada en Octubre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario